Australia legisla a favor de las terapias naturales

Alrededor del 70% de los australianos utilizan algún tipo de servicio de terapias naturales.

Este mes de marzo, la gran campaña australiana “Your health your choise” ha difundido la noticia de que, el gobierno federal,  ignorando a los Verdes australianos (que se mostraron escépticos) y a los activistas anti-medicina complementaria, ha aprobado un paquete de reformas para proteger las terapias naturales.

El proyecto de ley de Enmienda de Bienes Terapéuticos (2017), aprobado por el Parlamento australiano el 15 de febrero, respalda  el apoyo a las medicinas complementarias basadas(terapias naturales) en la evidencia de su uso tradicional y suprime el sistema de reclamación vigente hasta ahora.

Como han hecho diversos medios y periodistas independientes, desde el boletín de Philippus Thuban hemos querido también difundir esta noticia que no está en los medios generalistas pero que, sin duda, supone un nuevo avance en el reconocimiento y la regulación de las terapias naturales y la medicina integrativa en el mundo.

The Crazz Files, importante web independiente defensora de la libertad sanitaria en Australia, informaba de este hecho aludiendo a que el líder de los verdes, que apoyaba a los escépticos, “ha perdido su lucha para introducir cambios que son ofensivos e irrespetuosos para los medicamentos complementarios”. Jon Rappoport, el prestigioso periodista de investigación norteamericano, se hace eco también de esta noticia en su blog “nomorefakenews.com”  y titula su artículo como “Victoria estremecedora para los defensores de la medicina alternativa”. Este periodista independiente, nominado al premio Pulitzer, está amenazado de muerte por sus indagaciones en torno un artículo publicado en el Boletín de la Asociación Estadounidense de Medicina en el que se  afirma que “el sistema sanitario de los Estados Unidos mata a 225.000 personas al año, y de ellas 106.000 mueren por medicamentos homologados por la FDA(Food and Drug Administration)”.
En su artículo, Jon Rappoport cita a los editores de dos de las revistas médicas más prestigiosas y respetadas en el mundo (la Dra Marcia Angell, que fue editora durante 20 años de “The New England Journal of Medicine” y el Dr. Richard Horton, editor jefe en The Lancet) y pone en duda gran parte de la literatura científica que se publica. “Simplemente ya no es posible creer gran parte de la investigación clínica que se publica, o confiar en el juicio de médicos de confianza o guías médicas autorizadas. No me agrada esta conclusión, a la que llegué lenta y renuentemente durante mis dos décadas como editora de The New England Journal of Medicine ” comenta la Dra. Marcia Angell, en el NY Review of Books, 15 de enero de 2009 ” Drug Companies & Doctors: A Story of Corruption”.

También cita al Dr. Richard Horton, editor jefe de “The Lancet” que  hizo unas declaraciones que tuvieron repercusión en varios medios y que decían “el caso contra la ciencia es sencillo: gran parte de la literatura científica, tal vez la mitad, puede ser simplemente falsa (…) estudios con pequeños tamaños de muestra, pequeños efectos, análisis exploratorios inválidos y flagrantes conflictos de interés, junto con una obsesión por seguir tendencias de moda de dudosa importancia, la ciencia ha dado un giro hacia la oscuridad”.
La campaña “Your Health your Choise”, denuncia informes falsos para desacreditar a la homeopatía

Según los datos del Consejo Nacional de Investigación Médica y de Salud de Australia (NHMRC), “cada año alrededor del 70% de los australianos utilizan algún tipo de servicio de la medicina complementaria y/o producto para complementar sus necesidades de atención médica, encontrándolas seguras, efectivas y con una excelente relación calidad-precio. Para muchos, las terapias y productos medicinales complementarios juegan un papel principal en el mantenimiento de una buena salud”.

El NHMRC es una agencia del gobierno australiano financiada con fondos públicos que se describe a sí misma como ” un líder establecido en el desarrollo de asesoramiento sanitario de alta calidad y basado en evidencias” y el público en general, los profesionales de la salud, los responsables de la toma de decisiones y otros investigadores confían en sus hallazgos.

En marzo de 2015, el NHMRC publicó un documento de información sobre la homeopatía, conocido comúnmente como “The Australian Report” que concluía “(…) no hay condiciones de salud para las que haya pruebas fiables de que la homeopatía es eficaz”. Ésto desencadenó titulares en todo el mundo.

Sin embargo, la campaña “Your Health Your Choise” denunció ante el Senado que el NHMRC utilizó métodos y procedimientos defectuosos para generar informes que desacreditaron  a la homeopatía y otras 17 terapias naturales. Estos informes se han utilizado para desinformar y erosionar la confianza del consumidor y respaldar la prohibición de  venta de medicamentos naturales en farmacias y otras reformas regulatorias que afectan la elección del consumidor.

Ante esto, la ministra de Salud Rural, la senadora Bridget McKenzie destacaba que “es ofensivo e irrespetuoso para quienes practican la medicina tradicional.  (…) Nosotros, como país, hemos respaldado la posición de la Organización Mundial de la Salud sobre el papel de las medicinas complementarias en el marco nacional de medicamentos y esta posición reconoce que las medicinas tradicionales tienen una función válida en el marco de la medicina moderna.

El activista y científico Mike Adams, editor de Natural News,  también calificaba esta noticia como gran victoria para la medicina natural en Autralia. Adams señala a  Australia como uno de los regímenes de policía médica más opresivos del mundo. El activista denuncia que los “trolls farmacéuticos en Austrlia han estado presionando fuertemente para prohibir la medicina herbal y forzar a los ciudadanos a usar medicamentos químicos…”

¿Qué supone este proyecto de ley?

  • Se permite etiquetar informando sobre su uso terapéutico tradicional. El proyecto de ley permite que los medicamentos complementarios continúen publicitando para qué se ha utilizado tradicionalmente un medicamento complementario en particular.

Para los consumidores, significa que pueden continuar tomando decisiones informadas de los medicamentos que eligen tomar.

  • Nuevo sistema de reclamaciones: a partir del 30 de junio, se cerrará el Panel de Resolución de Quejas actual (CRP) y el regulador de medicamentos de Australia, Therapeutic Goods Administration (TGA), será el nuevo responsable.
  • Aprobación rápida de productos y dispositivos médicos: el proyecto de ley permitirá a la TGA utilizar el trabajo de reguladores extranjeros similares en el curso de la realización de evaluaciones.

Para los consumidores, puede suponer a agilización en la obtención de la aprobación en el mercado interno del TGA de los productos médicos.

  • Multas más severas para infracciones publicitarias: los anuncios de medicamentos complementarios ya no necesitarán aprobación previa y se utilizarán sanciones más severas como elemento de disuasión.
  • Protección de publicidad: el TGA dice que el proyecto de ley mejorará la confianza del consumidor al elegir los medicamentos y que la publicidad estará sujeta al Código de Publicidad de Bienes Terapéuticos y las reglas de la Comisión de Competencia y Consumo de Australia.

 

Share this Post!