La osteopatía y la kinesiología. Terapias eficaces en el dolor de espalda

El dolor de espalda es una de las principales causas de baja laboral, según la última encuesta europea de salud en España.

Osteopatía y kinesiología para el dolor de espalda

Tras conocer los datos de la última Encuesta Encuesta Europea de Salud en España, los medios se hicieron eco del dato que señala como segundo motivo más frecuente de consulta médica en España, el dolor de espalda. De acuerdo con los datos de esta encuesta, casi 10 millones de españoles sufren dolor cervical o lumbar. En lugar de analgésicos, antinflamatorios o relajantes musculares, terapias como la osteopatía o la kinesiología constituyen tratamientos efectivos y permiten también algo muy importante, la prevención.

Uno de cada cuatro españoles sufre dolor de espalda. Según los datos de la Encuesta Europea de Salud en España, los problemas de espalda son una de las patologías más frecuentes e incapacitantes  de los españoles. Esto viene siendo así desde hace varios años. El estilo de vida, el estrés, la mala higiene postural, la falta de ejercicio y una alimentación escasa en nutrientes son causa de este tipo de patologías.

Las zonas más frecuentes de lesión en la columna vertebral son la zona lumbar (ciáticas, lumbagos, artrosis…) y la zona cervical  (cervicalgias, tortícolis, cefaleas y migrañas…) Pero tenemos que tener en cuenta que el dolor de espalda es una señal de atención que se transmite al cerebro por los nervios sensitivos, casi siempre consecuencia de la compresión de algún nervio por una causa mecánica o psicosomática, es decir de procedencia emocional o tensional. Por eso tomar analgésicos o antiinflamatorios supone más bien enmascarar el problema.

Como nos explica José Alfonso Herraiz, jefe del departamento de Kinesiología de Philippus Thuban,tanto la Osteopatía como la Kinesiología,  nos van a ayudar a mejorar la postura, corrigiendo las debilidades musculares que nos hacen generar compensaciones en otros músculos y, por lo tanto, desequilibrando nuestra postura, con las repercusiones que ello tiene a nivel de tensiones musculares en la espalda y del enorme gasto energético que el cuerpo tiene que realizar para intentar volver a su eje central”.

“Respecto al estrés”, añade José Alfonso, “la kinesiología Integrativa nos aporta, tanto técnicas para detectarlo como maneras para ayudarnos a gestionarlo y a reducirlo. En cuanto a los dolores de espalda, nos ayuda a determinar y, en su caso, a corregir si los dolores surgen en estados de estrés en los que predomina la actividad del sistema nervioso simpático o en estados de más tranquilidad, como los periodos vacacionales, en los que predomina la actividad del parasimpático. Esta distinción es fundamental ya que, muchos ajustes en la columna, van a ser más efectivos si se realizan estimulando uno u otro sistema (simpático o parasimpático). Así, ayudamos al cuerpo a que genere los recursos necesarios para adaptarse mejor a ese estado de mayor o menor actividad”.

Un aspecto al que la población quizá no le da la suficiente importancia a la hora de evitar los trastornos músculo-esqueléticos es el de la alimentación. Es muy importante llevar una dieta lo más libre de toxinas posible. Las toxinas alteran la calidad de la sangre, que nutre nuestros músculos, articulaciones y vísceras y puede dar lugar por ejemplo a depósitos de calcio (que pueden originar espolones), de ácido úrico (que desencadenan inflamaciones y rigideces articulares), etc.  En general se habría de  evitar o disminuir el consumo de: sal, azúcar, cerdo y derivados, harinas blancas y mariscos. Aquí también la kinesiología es de gran ayuda.

Como comenta José Alfonso Herráiz, “en el tema de la alimentación, la kinesiología Integrativa, nos ayuda a identificar tanto la falta como el exceso de nutrientes, así como su posible relación con problemas de espalda, identificando, por ejemplo, la falta de manganeso, que es un mineral cuyo déficit está muy vinculado a problemas en tendones y ligamentos. No sólo se podría testar la falta o ausencia de nutrientes sino incluso la idoneidad de determinados preparados alimenticios, recomendados para ayudar en las dolencias de espalda.”

Pero para José Alfonso Herraiz, “lo más importante de la Kinesiología Integrativa, es su visión holística y la posibilidad que nos ofrece de establecer un diálogo con el cuerpo, a través de los test musculares. De esta forma se puede identificar desde qué plano podemos ayudar a la persona con su dolor de espalda, es decir, si necesita un ajuste estructural, nutricional, emocional o energético, para así poder ayudar con las múltiples herramientas de las que dispone la Kinesiología Integrativa o, en su caso, derivar al osteópata, acupuntor, naturópata u otro profesional de la salud”.

Kinesiología y Osteopatía se complementan muy bien a la hora de tratar dolores de espalda. La Osteopatía actúa sobre el sistema músculo esquelético (articulaciones, ligamentos, músculos, fascias) y también sobre otros sistemas como el nervioso, endocrino, digestivo etc… con el objetivo de restablecer la armonía global y recuperar la salud de organismo pero considerando el cuerpo humano en su conjunto (anatómico, fisiológico, psicológico)

Como nos comenta el osteópata y kinesiólogo Raúl Martín Díaz, profesor también de Ciencias de la Salud y Kinesiología en Philippus Thuban, “a nuestras consultas llegan todos los días clientes con cervicalgia o dolores de cuello y espalda en su parte alta, es frecuente que este tipos de dolores tengan un componente emocional ya que los hombros se relacionan con las cargas de la vida: hijos, hipoteca, situación económica, etcétera… Al cliente con este tipo de dolor le valoraríamos en una consulta de Kinesiología la parte emocional, si está existe, un componente nutricional que pueda ayudar a su tensión muscular, haríamos un tratamiento energético ya que, muchas veces, este tipo de dolores se relacionan con el bloqueo de chacras 4, 5 y 6. Quizá tendríamos que trabajar también, algún meridiano de acupuntura de todos aquellos que se relacionan con el cuello. Y cómo no, ver el problema estructural que puede existir en este tipo de dolores: desequilibrios musculares, movimientos anómalos de las vértebras y corregir las posibles subluxaciones, rotaciones o fijaciones en bloque de varias vértebras”.

Así junto a los desequilibrios puramente estructurales que implican músculos, articulaciones etc… se busca hacer un abordaje global y en este caso, tanto la Osteopatía y como la Kinesiología  procuran ir al origen del dolor y contemplar no solo la parte estructural sino también la emocional, nutricional y energética y utilizar el procedimiento terapéutico más conveniente.

En su experiencia profesional Raúl Martín, ha comprobado que “en las lumbalgias es frecuente encontrar problemas estructurales de pelvis, sacro, coxis y de las propias vértebras lumbares; pero es muy frecuente también que estén involucrados factores energéticos como algún meridiano de acupuntura o como los chakras bajos 1 y 2 fundamentalmente. Al igual que en los problemas de espalda alta en los de la espalda baja y pélvicos, también puede haber un componente emocional  muy importante ya que la pelvis nos habla de la estabilidad del individuo, es el punto de transición entre la dirección las piernas y la acción los brazos y un bloqueo energético en cualquiera de estos chakras puede generar inestabilidad en la biomecánica del individuo.

También en los dolores de la parte dorsal media ocurre algo parecido. Como comenta Raúl “en dorsalgia media es muy frecuente ver involucrado al diafragma, evidentemente igual que en los procesos anteriores miraríamos a nivel estructural probables movimientos anómalos de las vértebras: subluxaciones o rotaciones y fijaciones en bloque y veríamos también posibles ante anteriorizaciones o posteriorizaciones. En este caso es muy importante valorar el diafragma, muchas veces este musculo inspirador sufre un bloqueo energético en el tercer chakra. Esto sucede, por ejemplo, cuando hay ansiedad, nerviosismo, mucho estrés; es decir, de nuevo un componente importante emocional bloquea a nivel energético esta zona. Por lo que un desbloqueo a este nivel energético corrigiendo chakras y los meridianos de acupuntura implicados podría liberar a nivel medio de espalda, corrigiendo así la dorsalgia”.

Share this Post!