En estos tiempos existe una preocupación recurrente…vivir sin poder hacer planes a futuro. No siempre se consigue vivir el momento y para sentirnos seguros necesitamos planificar y programar el día, llenando el calendario. Cuantas veces hacemos algo sin estar en el presente, imaginando cómo será el futuro o recordando el pasado.

Las Flores de Bach son una buena herramienta para adaptarse a la vida y fluir.

Desde diferentes formaciones que realizamos en el Grupo Thuban abordamos las Flores de Bach, aprendemos a reconocer sus características en nosotr@s mism@s y sus particularidades en aspectos, circunstancias y personas de nuestra vida cotidiana, para conectarnos con su arquetipo.

Para el Dr. Edward Bach, creador de este sistema floral, la Vida es un “Soleado Día de Colegio” y mucho de lo que nos trae nos genera una enseñanza. Es fascinante desentrañar este mensaje y las Flores de Bach nos ayudan a hacerlo.

WILD OAT: PERDIDO EN LA INCERTIDUMBRE

Wild Oat es un remedio floral que fue encontrado por Edward Bach en 1934 y que constituye la última flor del grupo de los 7 Ayudantes. Este grupo terapéutico fue encontrado por Bach, por la necesidad de conseguir remedios que asistieran en los estados cronificados en el tiempo, que no podían recuperar el equilibrio con el empleo de los 12 Curadores.

En el desarrollo del sistema terapéutico y filosófico, el Dr. Bach encontró los remedios en función de la evolución de los estados. Consideró que cuanto más se alejaban las actitudes y acciones de la Personalidad, de la Misión del Alma, más se cronificaban los estados de desequilibrio y más se perdía el propósito de vida.

Cuanto más nos alejamos de la Fuente de la que todo emana, más nos cuestionamos la existencia: ¿Quién Soy? ¿Cuál es mi Lugar? ¿Cuál es la Misión de mi Vida? ¿Cuál es mi Camino? ¿Cuál es el Sentido de Mi Existencia?…

Todas esas preguntas, sin respuesta, generan Incertidumbre que es la falta de certeza, de seguridad o de confianza en la Vida…Es una sensación que se genera cuando no se tiene una respuesta exacta y correcta y produce inquietud. La asociamos a la imperfección y al desequilibrio porque desaparece el suelo bajo los pies y la luz en el camino.

La vida no es estática, pero nos aferramos a repetir actitudes, circunstancias y experiencias que nos ayudan a sentirnos seguros. La vida es cambio constante y no adaptarse a ella, fomenta la inseguridad, y favorece el desarrollo del miedo que inhibe y paraliza.

El remedio Wild Oat asiste en los momentos en los que se duda sobre el lugar que uno tiene, el camino que transita o el “trabajo” (vocación) que ha venido a realizar y permite seguir adelante a pesar del movimiento incesante. Es remedio para crisis vocacionales y vacios existenciales porque ayuda a confiar en la vida. Aporta el discernimiento necesario para encontrar el camino, conectarse con las verdaderas necesidades y vivir con intensidad. Favorece la conexión con todas las opciones posibles y la elección de la opción necesaria para que el Alma exprese lo que Es.

Para preparar el remedio floral utilizaremos un frasco de cristal de 30 ml. con cuentagotas en el que añadiremos un 30% de brandy, que se emplea como conservante, 3 gotas de la flor y el resto se rellenará con agua mineral.

La dosificación habitual será de 4 gotas del remedio administradas debajo de la lengua, 4 veces al día. El remedio así preparado durará entre 3 y 4 semanas y deberá volverse a preparar y a administrar mientras perduren las sensaciones y los síntomas que la flor define.

Las Flores de Bach se pueden tomar por tiempo prolongado, ya que carecen de toxicidad y sus contraindicaciones son prácticamente nulas. La única limitación para su administración es la alergia al alcohol por la que se desarrolla una reacción anafiláctica de diferente consideración. Los remedios florales están preparados y conservados en brandy y por eso no sería seguro administrarlos en esta circunstancia.

Prof. Eva Rodríguez Rodríguez.

Escuela Superior de Naturopatía del GRUPO THUBAN.